Image Image Image Image Image

Programas


  • AL ALBA VENID
    (Música y poesía en el Renacimiento español)

    En el origen de todas las líricas, en todas las lenguas, se alza una voz de mujer, de mujer enamorada, que espera, interpela, lamenta.

    Ecos de los “cantares de amigo” que nos hablan de amores a contra-tiempo, a contra-norma, de amantes furtivos escondidos en la noche, perdidos en oscuras montañas. Abandono y desamor, malmaridadas que arrastran su triste destino de siglo en siglo.

    Voces anónimas, populares, de muy larga tradición, que el Renacimiento rescata, en la idea de que un arte antiguo y popular ha de hallarse menos contaminado de artificios, vicios y modas.

    Así, recogidas y musicadas en los Cancioneros renacentistas (de Uppsala, de Palacio) o intabuladas en los libros de vihuelistas, a menudo desarrolladas a la “manera culta”, retornan las voces primigenias de la lírica medieval, estas que transitan arriesgados caminos de amor, desgranan angustias calladas, murmuran zozobras… Con la esperanza puesta en la luz del alba.

    Al alba venid (Anónimo, Cancionero Musical de Palacio)
    Por unos puertos arriba (Anónimo, C.M de P)
    Que me queréis caballero (Anónimo, C. M de P)
    Si la noche haze escura D. Pisador (ca.1510 – ca.1557)
    Para que’s dama tanto quereros D. Pisador
    Falai miña amor L. Milà (ca. 1500 – ca. 1560 )
    Fantasía para desenvolver las manos A. Mudarra (ca. 1510 – 1580)
    Paseábase el rey moro L. Narváez
    Duélete de mí, señora E. Daça (ca. 1537 – ca. 1596)
    Soleta so jo ací (Cancionero de Uppsala)
Mille regretz L. Narváez
    Nunca más verán mis ojos E. Daça (ca.1537 – ca. 1596)
    Dezilde al cavallero D. Pisador
    Diferencias sobre
    Guárdame las vacas L. Narváez


  • DOLCE TORMENTO
    (Música y poesía en la Italia del s. XVII)

    Así, en estas obras encontraremos los sentimientos contradictorios de un amante que prefiere la muerte antes que revelar a la amada su amor por ella, o el goce producido por el sufrimiento, los suspiros, los sollozos… ante la crueldad del ser querido. Todo ello representado por el oxímoron “dulce tormento” dentro de una práctica musical cuyo objetivo es elevar la música al mismo nivel expresivo que el texto, siguiendo el consejo de Giulio Caccini: in armonia favellare (hablar con armonía musical). El resultado: magia sonora para el oyente.

    Folle è ben che si crede T. Merula (ca.1595 – 1665)
    Amor dormiglione B. Strozzi (1619-1677)
    Novello Cupido B. Marini (1594-1663)
    L’Eraclito amoroso B. Strozzi
    Canarios G. Kapsberger (1580-1651)
    Amor io parto G. Caccini (1550-1618)
    Chè si può fare B. Strozzi
    L’amante segreto B. Strozzi
    Si dolce è il tormento C. Monteverdi (1567-1643)


  • EROS, CANCIONES DE AMOR
    (Poesía y música en el barroco español e italiano)

    El Amor manifestado en sus distintos estados a través de joyas escogidas del Barroco español y del Seicento italiano.

    “Las flechas de Cupido” nos sitúa ante el dios de cabellos dorados, aparentemente inocente, tantas veces plasmado en el arte.
    “El desamor”: Piezas dedicadas a lamentos de Amor componen gran parte del repertorio amoroso de la lírica barroca e italiana.
    “Dulce tormento” nos muestra una verdadera celebración del dolor causado por el pérfido Amor.

    Las flechas de Cupido

    Novello Cupido B. Marini (1594-1663)
    Amor dormiglione B. Strozzi (1619-1677)
    Folle è ben T. Merula (ca.1595 – 1665)

    El desamor

    Che si puo fare B. Strozzi

    Amor io parto G. Caccini

    Grabe S. de Murzia (1673-1739)
    Ojos, pues me desdeñáis J. Marín (1619-1699)
    Si quieres dar marica en lo cierto J. Marín
    Capricho arpeado por la cruz G. Sanz (1640-1710)
    No piense Menguilla ya J. Marín
     

    Dulce tormento

    Sé que me muero de amor J. B. Lully (1632-1687)
    Amante segreto B. Strozzi
    Si dolce e il tormento C. Monteverdi (1567-1643)

  • DULCE MEMORIA.

    Música en torno a Antonio de Cabezón en el 450 aniversario de su muerte.

     

    “Antonio de Cabezón (…) cuya fama, aun queda lleno el mundo, y no se perderá jamás entre los que preciaren la música”.  Hernando de Cabezón, Obras de música para tecla, arpa y vihuela, 1578

    Antonio de Cabezón es una de las figuras más importantes de la música española. Es por ello que su obra ha sido ampliamente interpretada y estudiada. Dolce Rima quiere rendirle su particular homenaje en el 450 aniversario de su muerte, trayendo a nuestra memoria, una vez más, la belleza de su música.

    ¿Cómo un dúo, compuesto por vihuela y voz puede hacer frente a este repertorio? Lo especial de esta propuesta es precisamente eso, la introducción del canto en unas piezas originalmente compuestas para ser tañidas por un instrumento polifónico, en convivencia con la calidez de otra voz, la de la flauta, que realizará la línea intermedia, y la vihuela, que aportará al conjunto el desafío de encontrar un bello equilibrio entre las tres voces.

    Nuestro organista ciego tuvo un gran contacto con el repertorio vocal de su época, tanto por sus numerosos viajes a Milán, Nápoles, Alemania, Países Bajos…, como a través de la Capilla Flamenca del emperador Carlos I. Dentro de sus glosados y diferencias vemos recogidas estas piezas: disminuciones u ornamentaciones sobre chansons, canciones y motetes. Ya que se trataba de un repertorio compartido, ¿por qué no añadirle a sus glosas la sutileza del canto, proveyéndonos del sentido de la palabra, al igual que lo hicieron otros de sus contemporáneos como Bovicelli?

    Como contraste y para completar este colorido programa se interpretarán también algunas piezas puramente instrumentales, danzas en su mayoría, en las que añadiremos percusión y viola da gamba.

    A. de Cabezón [1510-1566] (C. de Rore [c.1515-1565]) Ancol que col partire

    E. de Valderrábano [c.1500-c.1547] (Ph.Verdelot [c.1480-c.1552]) Dormendo vn giorno
    A. de Cabezón (Ph.Verdelot) Durmendo un giorno

    D. Ortiz [c.1510-c.1570] Recercada primera

    O. di Lasso [c.1530-1594] Susanne un jour
    A. de Cabezón (O. di Lasso) Susana

    J. de Cabezón [c.1510-1566]?Quién llamó al partir partir

    E. Daza [c.1537-c.1596] (J. Clemens non Papa [c.1510-c.1556]) Ie prens en gre
    H. de Cabezón [1541-1602] (J. Clemens non Papa) Je pres en grei

    D. Ortiz Recercada segunda

    Anónimo,Je file quand dieu me donne de quoy// A. de Cabezón (Anónimo) Je fille quanile medona

    A. Gardane [1509-1569] (P. Sandrin [c.1490-1561]) Doulce memoire
    H. de Cabezón (P. Sandrin) Dulce memoria

    A. de Cabezón (Th. Crecquillon [c.1505-c.1557]) Un gai bergier

    A. de Cabezón (Th. Arbeau [1520-1595]) La dama le demanda

  • DIVINO ARDOR

    Cantadas religiosas a dos tiples para tiempos litúrgicos.

    El año 1700 es clave para la historia de España. En ese año fallece el último rey de la casa de los Austrias, Carlos II, sin descendencia. Aunque, en su testamento, el monarca fallecido había nombrado heredero a Felipe de Borbón, intereses confrontados desembocarán en una guerra,  la Guerra de Sucesión, que duró hasta 1713. Este conflicto internacional se resolvió con la instauración de la Casa de Borbón y el nuevo rey, Felipe V.

    El cambio de dinastía llevó consigo una renovación de la vida española aunque algunos de esos cambios se hallaban ya prefigurados en los últimos años del reinado de Carlos II. Concretamente, en el caso de las artes musicales, la influencia francesa y, sobretodo, italiana, se hace visible en las obras de compositores españoles con la introducción de nuevos instrumentos (como el violín), nuevos movimientos (el minué) o nuevas estructuras musicales (los recitados y arias da capo).

    De todas formas, las nuevas influencias extranjeras convivieron con los elementos de tradición hispana y conformaron un interesante mestizaje que pervivió en la música   española durante gran parte del siglo XVIII y que imprimieron un carácter y estilo propio.

    Como ejemplo de este nuevo género musical: la Cantada, incluímos obras de algunos de los compositores más importantes de esta época.

    José de Torres (1670-1738) fue uno de los músicos españoles más brillantes, más afamados y más interpretados en las primeras décadas del siglo XVIII. Llegó a ser maestro de la Capilla del Rey en 1718 -tras el exilio de Sebastián Durón a Francia- y mantuvo este cargo hasta su muerte en 1738. Incluimos en el programa la pieza “Flavescite Serenate”, la cual es subtitulada por el mismo Torres como Cantada al Santísimo, al estilo italiano. Es una cantada a solo con clave  en lengua latina aunque con una estructura totalmente italianizante basada en la sucesión de recitados y arias da capo. Sin embargo, la devoción al Santísimo revela la clara raíz española pues en el siglo XVII son muchos los tonos y villancicos a lo divino dedicados al Santísimo Sacramento. Bajo la advocación de la Virgen incluímos la Cantada “Ay, qué favor” que combina las arias da capo con coplas típicas de tradición hispana, el dúo “Dulces Pajarillos”, original para un tiple, puesto que el tiple II fue añadido por el maestro Simón Castellanos y una “Salve a Nuestra Señora” con texto en latín.

    Antecesor de José de Torres en el cargo de maestro de capilla en la corte fue Sebastián Durón (1660– 1716). Tras una impecable carrera como compositor y organista -ostentó el cargo de organista en Sevilla, El Burgo de Osma y en la Capilla Real de Carlos II así como director del Real Colegio de Niños Cantorcicos- tuvo que exiliarse a Francia en 1706 puesto que Durón había dado su apoyo a los partidarios del Archiduque de Austria. La pieza que se interpreta, “Vaya pues rompiendo el ayre”, sería la obra con un estilo español más puro al ser Durón el compositor más antiguo de nuestro programa. Es una pieza muy rítmica en la que se intercalan estribillo con coplas.

    Heredero de la tradición hispánica de Durón es nuestro último compositor del programa, José Español (ca.169-1758), organista y maestro de Capilla de la iglesia de Santo Tomás de Haro. Puede apreciarse en el dúo “Cristo mío, quién te vio”, una estructura que venía siendo típica de la música española desde finales del XVII: Estribillo, coplas a solo y respuesta a las coplas.